Buscar

Esto no es una Agencia… #NoDelTodo




¿Internet?, ¿redes sociales?… Sí, ya no hay vuelta atrás.


Política


En el 2010, cuando llegué a diseñar la estrategia de comunicación web y en redes sociales del Sistema Nacional de

Radio y Televisión S.A (SINART) de Costa Rica, apenas conocíamos a Facebook y a Twitter, dos redes sociales muy diferentes a lo que son hoy.


Un año antes, en la campaña política de quien fue la primera Presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla; me tocó ver cómo migrar de un perfil a una página de Facebook. Además entendí lo importante que es la presencia online, y más que eso, cómo ser auténtico, real y cómo la dedicación genera confianza y credibilidad.


En aquellos mismos meses, experimentamos la primera transmisión en directo por Internet. No sé si la primera, pero me consta que al menos sí fue la primera transmisión de 12 horas e ininterrumpida. YouTube no ofrecía la característica, y mucho menos Facebook. ¿Cómo juntábamos audio y cámaras y lo metíamos a una computadora? No teníamos experiencia. Hicimos magia para entonces.


Ya en la Presidencia de la República transmitir era algo de casi todos los días. Los retos eran otros. Generar contenido, transmitir vía teléfono, interactuar digitalmente, aprovechar las herramientas y nuevas redes sociales que de a poco iban saliendo y abriéndose paso.


Buscábamos cómo atraer a los influenciadores, como se le llamaban a las personas que, a través de un perfil en alguna red social generaban opinión. Hoy son conocidos por un nombre parecido: influencers; pero la dinámica es muy diferente. Ahora estos personajes entretienen y son buscados por marcas y políticos para generar credibilidad o vender productos e ideas a través de sus múltiples facetas.


Entendimos que el alcance que tenían estos influenciadores era el ideal para transmitir mensajes, sin pagarles y sin tener que obsequiarles productos. La decisión fue invitarlos a conferencias de prensa, darles la oportunidad de entrevistar a Ministros o inclusive a la misma Laura Chinchilla y acreditarlos a eventos como la inauguración del Estadio Nacional, el Festival Internacional de las Artes o los Juegos Centroaméricanos. La idea no fue bien recibida por algunos directores de medios de comunicación, pero estábamos convencidos que la democracia y el acceso a la información daba para muchísimo más.


Negocios 2.0:


Las marcas no se podían dar el lujo de quedarse por fuera y fueron aquellas pioneras las que hoy seguimos viendo como grandes. Las agencias de publicidad tuvieron que adaptarse y aprender.

Las campañas virales eran empíricas y arriesgadamente experimentales. Era un asunto de prueba y error. Los datos demográficos de los consumidores poco a poco fueron apareciendo en beneficio de las marcas y de las agencias digitales que, por montones, iban surgiendo.


Nada más había que dar tiempo. No habían especialistas y mucho menos cursos o carreras universitarias.


Diez años han pasado y ya entendemos cómo funciona:

  • Sabemos que un negocio, por más pequeño que sea, no puede darse el lujo de quedarse por fuera.

  • No nos imaginamos llamando a un número de servicio al cliente cuando podemos meternos al chat de Facebook y hacer nuestras consultas.

  • Entendemos que una imagen dice más que mil palabras. Pero creemos que una buena imagen y un buen post en Facebook dicen más que una… imagen.

  • ¿De qué le sirve a una Barbería que está en Heredia tener en su página en Facebook seguidores de Puntarenas?

  • La pizza también se puede ordenar en línea… y las consultas con el psicólogo también.

  • ¿Se imaginan un Diputado sin otro canal de comunicación que no sea la prensa?

Agencias: ¿una relación entre grandes?


¡MENTIRA! Todo negocio ocupa un espacio en la red y esa es la idea de Esto no es una Agencia: la suma de dos negocios pequeños. Sumar sus ideas con nuestra experiencia.


Por lo mismo entendemos que el dinero no lo es todo, sino lo que más se ocupa cuando comenzamos un emprendimiento. ¿Por qué no hacerlo bien desde el inicio?


Aprendimos a leer mentes y a saber qué es lo que los clientes quieren. Si no lo saben, también aprendimos a ofrecer productos y servicios que se ajusten a sus necesidades. Y si no saben cuáles son sus necesidades, también sabemos identificarlas.


Hablemos, escríbame, agende una reunión con nosotros o ingrese a nuestra web para más información.

25 vistas0 comentarios